Dulce y tropical

Una deliciosa fruta con un sabor muy ácido particular y que además, es baja en calorías y activa en metabolismo. Estamos hablando de la piña.  Consumirla en tu dieta diaria trae varios beneficios para tu salud y para tu organismo, empezando por mejorar la digestión de quienes la consumen.

Muchos se preguntan si existe alguna hora en particular para comerla; se dice que nuestro sistema digestivo con sus jugos gástricos y encimas que llevan a cabo la digestión, están preparados para procesar los alimentos a cualquier hora del día.

Curiosidades

La piña fue conocida en Europa hasta que los exploradores descubrieron Sudamérica.

El nombre hace referencia a los conos de las coníferas, los pinos también llamados piñas. En inglés se conoce como pineapple, lo cual es combinación de piña (en español) y apple en inglés (manzana), el sabor recordaba a una manzana a los primeros exploradores que la comieron.

Hawaii es uno de los productores de piña más grandes a nivel mundial. Es casi un símbolo de este lugar, ¿a poco no? Sudamérica es el lugar de donde proviene, y no se cultivó e Hawaii hasta el siglo XIX.

Su nombre científico es ananas comosus,  y te tenemos una noticia: la piña en realidad no es una fruta, son muchísimos frutos diminutos fusionados. La planta, al ser bromelia, tiene flores que dan frutos que crecen alrededor del tallo formando el llamado  escape floral. Cuando cada flor se convierte en fruto, se engrosan sin dejar espacio, por eso parece que es un solo fruto.

¿Por qué debes incluirla en tu dieta?

La piña es una excelente fuente de diuréticos y desintoxicantes,  nutrientes que mejoran tu salud.

Rica en fibra, lo cual mejora considerablemente la digestión.

Se compone en su mayoría de agua, por lo que es buena para quienes necesitan bajar de peso.

Útil en la digestión de proteínas. Si tienes pesadez, gases o acidez estomacal, come un poco de piña.

La piña es rica en vitaminas y minerales, como el hierro magnesio, potasio y vitaminas como A, B1, B3, B5, B6, C.

Ayuda a la salud bucodental, ya que reduce el riesgo de gingivitis. La piña es un antiinflamatorio natural.

Favorece la eliminación de celulitis porque su contenido en agua es tan elevado que nos ayuda a mantener un buen equilibrio de hidratación en el cuerpo.

Es buena para mejorar la circulación, pues tiene propiedades anticoagulantes.

Contiene ácido fólico, vital para fortalecer el sistema inmunológico.

Es excelente para los que practican deporte, por sus propiedades antiinflamatorias, ayuda a combatir el dolor muscular.

 

Baja de peso, ¡SIN HACER DIETA!

Estar a dieta representa controlad cantidades  y tipo de alimentos, generalmente con un fin específico. Si el objetivo es la reducción de peso, no es necesario someterse a las típicas dietas que te matan de hambre. Mucho menos a las dichosas “pastillas mágicas”, que lo que sí harán será dañar tu salud y de paso tu cartera, por favor no caigas en eso.

 

Evitemos complicaciones;  te recomendamos estos sencillos pasos que sin duda te ayudaran a lograr tu meta.

 

Enfócate

 

No más excusas y deja de posponer el comienzo de una vida más sana por miedo a la constancia. Si realmente quieres esto deberás hacer algún sacrificio. Sin una constancia esto no funcionará jamás. Así que toma la decisión de verte bien y manos a la obra.

 

Hidrátate

El agua es importante para el bienestar de tu organismo. Te mantendrá hidratado y te dará más energía para tu día, además de que te ayudará a limpiar el organismo de toxinas y grasas.

 

Consumir  dos litros, es la cantidad adecuada de agua; te mantendrá satisfecho por más tiempo y te permitirá consumir menos calorías sin padecer hambre.

 

Come frutas y verduras

Estos alimentos son el comienzo de una buena dieta. Son nutritivos, naturales y nos aportan menos calorías. Así que intégralos a tu rutina diaria y procura que en su mayoría sean de color verde. Si comes pasta, arroz o sopa, procura que las porciones de sean pequeñas a comparación de tu porción verde. Busca formas creativas de cocinarlas.

 

No comas en la calle

 

La comida que se consume en la calle contiene muchas calorías y eso no es bueno si quieres comer sanamente y lograr tu objetivo de bajar de peso. Haz la comida en casa, es más sano y barato. Para evitar la tentación de comer en la calle puedes llevar tu comida hecha en casa a donde vayas. Nadie cuidará lo que comes mejor que tú.

 

Lleva tus snacks

Lleva contigo una manzana o porciones de nueces, arándanos y cacahuates naturales, no confitados ni garapiñados. Esto te ayudará a disminuir la ansiedad y mantendrás tu metabolismo más activo. Recuerda consumir dos bocadillos entre comidas, el primero entre el desayuno y la comida y el segundo entre la comida y la cena.

 

Con estos consejos tan sencillos lograrás poco a poco tu objetivo. La clave, es la constancia y la voluntad a cambiar tu vida por una más saludable y mejor. Conviértete en la mejor versión de ti mismo.