Día Internacional de las Personas Sordas: 27 de septiembre

Por: Suma de Tres

 

Ante el Día Internacional de las Personas Sordas celebrado en México y el mundo  por asociaciones civiles y las comunidades sordas, se enfocan en la prevención y concienciación de la sordera y se abre un espacio para analizar las preocupaciones y necesidades básicas de esta población en salud pública, educación y en las oportunidades laborales.

 

La discapacidad auditiva puede ser un rasgo hereditario o consecuencia de una enfermedad, traumatismo, exposición a largo plazo al ruido, o medicamentos agresivos para el nervio auditivo. Los especialistas denominan que las personas con hipoacusia  son aquellas que perciben sonidos en grado variable y que estan en posibilidad de utilizar algún aparato auditivo. Quienes no perciben ningún sonido se les llama personas sordas profundas. Según la OMS el 5% de la población mundial padece algún tipo de pérdida auditiva es decir 360 millones de personas.

 

Para comprobar el grado de sordera de una persona se debe acudir con un audiólogo, quien le realizará diversos estudios (audiometría, tomografía, timpanometría, etc.), ya que es posible que se den resultados diferentes para cada oído.

 

Es importante acudir con el médico si se registra algún tipo de molestia en los oídos (dolor, zumbido o salida de líquido), ya que cualquier tipo de lesión o infección puede generar daños que pongan en riesgo su calidad de vida. Es importante no automedicarse ni recurrir a remedios caseros, los cuales pueden aumentar la gravedad de la lesión o infección, ocasionando daños irreparables.

 

En caso de coincidir con una persona sorda o hipoacusia es importante:

-Tratar en medida de lo posible incluirlos en la plática o actividad social.

-Hablarles defrente, articular las palabras de forma clara y pausada,

Evitar taparse la boca o voltear la cara cuando la persona está tratando de leer sus labios.

-En caso de no entenderle, pida amablemente que lo repita, busque otro tipo de comunicación como la escrita, dibujos o señas.

 

¿Qué puedo hacer para evitar daño auditivo?

-Utilizar por tiempo moderado reproductores de música a volumen moderado (menor al 65%).

-Evitar el uso de hisopos o cotonetes.

-Utilizar audífonos supraauriculares si estamos expuestos a ruidos fuertes.

-Acudir con el médico ante cualquier signo de pérdida auditiva, molestias y nunca automedicarse.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo en su aprendizaje?

Autor: Suma de Tres.

Diversos estudios científicos nos permiten reflexionar que el ámbito familiar es el generador o inhibidor de las habilidades que un ser humano posee.
La familia es importante para que el niño pueda tener éxito en sus años escolares, al demostrar interés en la educación de sus hijos, los padres están motivando su aprendizaje haciéndoles visualizar que este puede ser placentero, además de traer consigo recompensas y que vale la pena el esfuerzo.

 

Por ello la pregunta es: ¿Cómo podemos ayudarles en su aprendizaje? Combinado la actitud positiva de los padres y los estudios sobre cómo aprenden los niños y cómo prepararlos para aprender.

Por ello es necesario hacer conciencia de nuestra actitud ya que lo que decimos y hacemos en nuestras vidas diarias les puede ayudar a desarrollar actitudes positivas hacia el aprendizaje, y a desarrollar la autoconfianza. Al demostrarles que valoramos la educación, les damos un ejemplo  a seguir. Esto cual contribuye mucho a su éxito en la escuela.

 

Los padres son los primeros maestros; es muy importante que desarrollen y mantengan lazos fuertes con las escuelas de sus hijos y lleven a cabo ciertas pautas para apoyarlos:

 

  • J Impongan reglas. Todos los hogares necesitan reglas razonables que los niños comprendan bien y en las cuales se puedan apoyar. Permitan que su niño les ayude a definir las reglas y luego asegúrense de hacerlas cumplir con constancia.

 

  • J Platiquen con su niño: los niños pequeños aprenden las destrezas del lenguaje que necesitarán para aprender charlando con adultos.

 

  • J Enseñen a su hijo a planear sus tareas escolares.

 

  • J Alienten a su niño a leer: Leer es la clave del aprendizaje. Demuestren que valoran la lectura y motívenlo a leer. Si observan dificultades acudan a especialistas.

 

  • J Apoyen a su hijo en sus tareas escolares: Su ayuda no significa resolverle los problemas a su niño, sino apoyarlo para que él pueda rendir su mejor esfuerzo.

 

  • J Supervisen el uso de la televisión, los juegos electrónicos y las redes sociales: la tele y el uso del internet pueden proveer a su hijo de información interesante. Información mal supervisada, puede ser causante de confusiones en su proceso de aprendizaje.

 

  • J Alienten a su niño a ser responsable y trabajar independientemente: es necesario que de acuerdo a su edad y características le permitan hacer sus tareas escolares de manera autónoma; si observa dificultades en el aprendizaje, es muy importante acudir a un especialista que le apoye a valorar estas problemas así como la manera en que se le puede apoyar.

 

Como padres, ustedes pueden ayudar como nadie más a que su hijo desarrolle el gusto por aprender. El deseo de aprender es la clave más importante para el éxito de su hijo en la escuela.

 

 

 

Llegó el tiempo de hacer algo diferente en vacaciones

El período vacacional de los peques no tiene por qué ser un motivo de preocupación  para los padres, es más bien una oportunidad de establecer nuevas y atractivas  rutinas, fuera del colegio los niños estarán más  tiempo en casa por lo que  pueden realizar actividades que comúnmente por sus tareas escolares no pueden llevar a cabo.

Los niños generalmente esperan con ansias sus vacaciones para despejarse de la rutina escolar, por ello es importante que como padres nos preparemos para ello con algunas alternativas para implementarles.

 

  • Hacer una agenda de vacaciones, donde se pueda organizar las actividades de cada día, puede ser en un pizarrón o cartel para que el niño vea lo que hará cada uno de sus días libres, por ejemplo: día de cine, de alberca, de parque, de paseo, de andar en bici, de contar historias, de hacer manualidades, de juegos de mesa, de leer un cuento, etc.

  • Entre padres intercambiarse por grupos a los niños y de esta manera llevarlos a alguna actividad y ser más divertido para los peques.

  • Los talleres o cursos de verano son una buena opción, siempre que este sea la alternativa más adecuada para las necesidades e intereses de sus hijos, también es conveniente que los talleres sean recreativos que les brinden períodos de diversión, que estimulen su creatividad desarrollando a través del juego sus habilidades.
  • Permitirles dormir un poco más tarde de lo acostumbrado.

  • Aproveche este tiempo para compartir con sus hijos, descubran juntos actividades y refuercen lazos familiares.

  • Permítanle al niño hacer cosas diferentes a las habituales, por ejemplo: disfrazarse y andar así en casa, bañarse con una manguera, llenar globos de agua y mojarse, andar sin zapatos, etc.

 

Lo importante es la convivencia familiar, en donde no solo es pasar tiempo juntos, sino un espacio para fortalecer el cariño y el afecto favoreciendo la unión familiar.