Llegó el tiempo de hacer algo diferente en vacaciones

El período vacacional de los peques no tiene por qué ser un motivo de preocupación  para los padres, es más bien una oportunidad de establecer nuevas y atractivas  rutinas, fuera del colegio los niños estarán más  tiempo en casa por lo que  pueden realizar actividades que comúnmente por sus tareas escolares no pueden llevar a cabo.

Los niños generalmente esperan con ansias sus vacaciones para despejarse de la rutina escolar, por ello es importante que como padres nos preparemos para ello con algunas alternativas para implementarles.

 

  • Hacer una agenda de vacaciones, donde se pueda organizar las actividades de cada día, puede ser en un pizarrón o cartel para que el niño vea lo que hará cada uno de sus días libres, por ejemplo: día de cine, de alberca, de parque, de paseo, de andar en bici, de contar historias, de hacer manualidades, de juegos de mesa, de leer un cuento, etc.

  • Entre padres intercambiarse por grupos a los niños y de esta manera llevarlos a alguna actividad y ser más divertido para los peques.

  • Los talleres o cursos de verano son una buena opción, siempre que este sea la alternativa más adecuada para las necesidades e intereses de sus hijos, también es conveniente que los talleres sean recreativos que les brinden períodos de diversión, que estimulen su creatividad desarrollando a través del juego sus habilidades.
  • Permitirles dormir un poco más tarde de lo acostumbrado.

  • Aproveche este tiempo para compartir con sus hijos, descubran juntos actividades y refuercen lazos familiares.

  • Permítanle al niño hacer cosas diferentes a las habituales, por ejemplo: disfrazarse y andar así en casa, bañarse con una manguera, llenar globos de agua y mojarse, andar sin zapatos, etc.

 

Lo importante es la convivencia familiar, en donde no solo es pasar tiempo juntos, sino un espacio para fortalecer el cariño y el afecto favoreciendo la unión familiar.