Baja de peso, ¡SIN HACER DIETA!

Estar a dieta representa controlad cantidades  y tipo de alimentos, generalmente con un fin específico. Si el objetivo es la reducción de peso, no es necesario someterse a las típicas dietas que te matan de hambre. Mucho menos a las dichosas “pastillas mágicas”, que lo que sí harán será dañar tu salud y de paso tu cartera, por favor no caigas en eso.

 

Evitemos complicaciones;  te recomendamos estos sencillos pasos que sin duda te ayudaran a lograr tu meta.

 

Enfócate

 

No más excusas y deja de posponer el comienzo de una vida más sana por miedo a la constancia. Si realmente quieres esto deberás hacer algún sacrificio. Sin una constancia esto no funcionará jamás. Así que toma la decisión de verte bien y manos a la obra.

 

Hidrátate

El agua es importante para el bienestar de tu organismo. Te mantendrá hidratado y te dará más energía para tu día, además de que te ayudará a limpiar el organismo de toxinas y grasas.

 

Consumir  dos litros, es la cantidad adecuada de agua; te mantendrá satisfecho por más tiempo y te permitirá consumir menos calorías sin padecer hambre.

 

Come frutas y verduras

Estos alimentos son el comienzo de una buena dieta. Son nutritivos, naturales y nos aportan menos calorías. Así que intégralos a tu rutina diaria y procura que en su mayoría sean de color verde. Si comes pasta, arroz o sopa, procura que las porciones de sean pequeñas a comparación de tu porción verde. Busca formas creativas de cocinarlas.

 

No comas en la calle

 

La comida que se consume en la calle contiene muchas calorías y eso no es bueno si quieres comer sanamente y lograr tu objetivo de bajar de peso. Haz la comida en casa, es más sano y barato. Para evitar la tentación de comer en la calle puedes llevar tu comida hecha en casa a donde vayas. Nadie cuidará lo que comes mejor que tú.

 

Lleva tus snacks

Lleva contigo una manzana o porciones de nueces, arándanos y cacahuates naturales, no confitados ni garapiñados. Esto te ayudará a disminuir la ansiedad y mantendrás tu metabolismo más activo. Recuerda consumir dos bocadillos entre comidas, el primero entre el desayuno y la comida y el segundo entre la comida y la cena.

 

Con estos consejos tan sencillos lograrás poco a poco tu objetivo. La clave, es la constancia y la voluntad a cambiar tu vida por una más saludable y mejor. Conviértete en la mejor versión de ti mismo.

 

Alimentos que te ayudarán a mejorar tu humor

Chocolate para el alma (y el estrés)

“No hay mejor alimento para desencadenar una respuesta emocional positiva conjunta entre tu mente y tu cuerpo”, dice el neurofisiólogo, neurólogo y nutricionista Will Clower.

Un estudio realizado en 2009 demostró que las personas que ingieren 40 gramos de chocolate por la mañana todos los días durante dos semanas redujeron sus niveles de cortisol.

El chocolate negro con al menos un 70% de cacao, preferiblemente sin azúcar, es más recomendable que el chocolate con leche o el blanco debido a que en estos últimos la cantidad de azúcar suele ser muy elevada.

¿Distraída? Come espinacas

¿No te puedes concentrar? ¿Te cuesta trabajo mantener los ojos abiertos? Olvídate del café y cómete una ensalada de espinacas. El ácido fólico que contienen ayuda a que tu cuerpo procese y reduzca el nivel de homocisteína, que interfiere con el flujo sanguíneo. El hecho de que no llegue suficiente sangre al cerebro hace que nos sintamos somnolientas o distraídas.

¿Irritada? Manzana con mantequilla de cacahuate

Estar irritable es una señal de que tu cuerpo necesita energía. Lo ideal es comer una combinación de alimentos que contengan carbohidratos y proteína o algo de grasa. Los primeros brindan energía directamente, pero se quema rápido. Lo segundo hace que el proceso de digestión sea más lento.

Un excelente ejemplo es comer una manzana con mantequilla de cacahuate.  La manzana es un carbohidrato sano mientras que el cacahuate es la grasa vegetal necesaria para que esta energía dure horas en tu sistema.

¿Ansiedad? Come salmón

La ansiedad hace que no funcionemos correctamente. Procura comer salmón, que es una fuente rica en omega 3, un componente que te ayuda a manejar la ansiedad. Varios estudios han demostrado el poder de este alimento para combatir la depresión, la ansiedad y la irritabilidad.

Toma té verde para el enojo

Hay días en que nada sale bien y todos te hacen enojar. Cuando esto suceda, toma una taza de té verde. Éste contiene teanina que ayuda a calmarnos y mejorar la concentración. Además, es bajo en cafeína.

¿Triste? Avena con leche

La tristeza viene de la falta de serotonina, la hormona de la felicidad. Para consumirla en abundancia, te sugerimos tomar leche fortificada, cereales como avena o granola, y muchos hongos. Si necesitas reanimarte ve por un plato de cereal con leche. Te sentirás mucho mejor.

¿Te va a bajar?

Cuando nos va a bajar aumentan nuestros antojos por carbohidratos porque éstos ayudan a aumentar los niveles de serotonina, haciéndonos sentir menos mal. Pero en vez de correr por esa dona que nos hará sentir enojadas en 1 hora, cómete algo que contenga granos enteros, como un buen pan, y proteína para mantenerlo dentro de tu sistema. Consiéntete como se debe y prepáralo tan delicioso como puedas.

Reto fitness

Nunca es tarde para empezar a cuidarte y a comer mejor.  Decídete a cambiar tus hábitos, es hora de hacer algo por ti.

Si últimamente no has hecho más que comer en exceso, te recomendamos darle una revisada a este reto fitness, aunque ojo, lo mejor siempre es que consultes a un profesional que atienda personalmente tus necesidades.

¿Cómo eliminar la grasa abdominal?

Seamos honestos. Si quieres eliminar de una vez por todas la grasa abdominal, TIENES QUE ELIMINAR LOS MALOS HÁBITOS, aunque a veces ni siquiera seas consciente que los tienes. Son cosas sencillas, que puedes ir incluyendo poco a poco en tu rutina. Recuerda que la constancia y el trabajo diario son clave para lograr tus objetivos.

 

 

Colaciones

Si bien los nutricionistas recomiendan disfrutar de snacks entre comidas, eso no significa que tengas que estar todo el día comiendo y mucho menos alimentos poco saludables. Tu mejor opción para picar entre comidas, son las frutas.

 

Consume probióticos

La flora intestinal juega un papel muy importante en nuestro peso. Los probióticos como el yogur son muy efectivos para mantener la bacteria ”buena” en equilibrio. A este respecto, un estudio concluyó que si hay un desbalance en la cantidad de cada tipo de bacteria, hay más riesgos de sufrir obesidad.

 

 

Planifica tus alimentos

 

Planificar nuestras comidas es la clave para cuidar nuestro peso. Después de todo, si no hay comida en el refrigerador,  te resultará más fácil ordenar una piza o cualquier chuchería. Pero si tienes un plan sobre qué comerás al día siguiente, reducirás el riesgo de tentarte con comida poco saludable (y calórica).

 

Controla tus emociones

Cuidado con comer  por ansiedad. En algún momento de nuestras vidas todos hemos pasado por eso. Pues, en lugar de comer porque estás ansioso o triste, busca otras actividades para cambiar la forma en que te sientes; de seguro serán mucho más efectivas que comer cuando no es necesario.

 

Sí a los vegetales

En cada una de tus comidas procura que al menos la mitad o un cuarto de tu plato esté cubierto por vegetales. No solo son muy buenos y ricos en fibra, sino que evitarán que comas más de otros alimentos no tan saludables.

 

 

No al sedentarismo

No evites la actividad, pues permanecer muchas horas sentado en tu escritorio no solo será muy nocivo para tu salud, sino que también hará que te sea mucho más difícil perder peso. Esto se debe a que la enzima que quema grasa comienza a ser menos activa. Una corta caminata hasta el baño o a la máquina de café cada un par de horas puede marcar la diferencia.

 

 

Siempre necesitas ”algo dulce”

Alto a los postres empalagosos y supercalóricos. A pesar de que son deliciosos, su elevado contenido de azúcar favorece el alojamiento de grasa en el abdomen. Si realmente necesitas comer algo dulce luego del almuerzo y cena, prueba sustituir los postres procesados por frutas, ¡tú pudes!

 

 

Pequeñas pero poderosas

Comer saludablemente es lo mejor que puedes hacer. Ser conscientes del verdadero poder que tienen los alimentos es vital. Por eso en Enlace Veracruzano creemos que es importante que conozcas los beneficios de las frutas. Te damos todas las dulces razones para que te hagas fan de las uvas, las cuales, tanto las uvas rojas como las verdes tienen diferentes beneficios.

Uvas rojas
Previenen el cáncer.
Con una gran cantidad de antioxidantes, radicales libres y compuestos fenólicos, las uvas rojas son extraordinarias para luchar contra esta terrible enfermedad.

Previenen enfermedades cardiovasculares. Componentes como antocianos, taninos y flavonoides, cuidan de nuestro corazón.  Son potentes vasodilatadores, lo cuales evitan se acumulen sedimentos en las arterias. Son muy buenos para combatir la arterioesclerosis.

Contra el estreñimiento. Las uvas rojas son características por tener mucha fibra, por lo que actúan como laxante. Para esto es vital consumir su piel y semillas.

Buenas para la digestión. Debes tomar su jugo, denominado mosto.

Evita infecciones.  Las uvas tienen propiedades antivirales y antibacterianas, por lo que resultan excelentes para la sangre porque la purifican, al igual que los órganos.

Contienen ácido fólico. Son un buen alimento para las mujeres embarazadas. Deben consumirla sobre todo en los primeros meses de embarazo.

Uvas verdes

Bajas en grasas. Tienen menos azúcar que las uvas rojas.

Sin colesterol ni sodio. Son muy buenas para el buen funcionamiento de los riñones, hígado e intestinos. Tienen una alta cantidad de potasio.

Contienen  hierro y potasio. Gracias a su alta cantidad de minerales que contienen, son vitales para la reconstrucción de los tejidos lo cual beneficia el funcionamiento del corazón y la circulación del oxígeno en el cuerpo.

Previenen enfermedades. Gracias al reveraterol y las catequinas (poderosos antioxidantes) las uvas verdes pueden ayudarnos a prevenir enfermades como cáncer de colon, de próstata y Alzheimer.

Huesos fuertes. Con la vitamina K y B1, las uvas verdes nos ayudan a mantener la salud de nuestros huesos por más tiempo.

 

Incluye uvas en tu dieta diaria, no importa si son rojas o verdes, elije la que te resulte más beneficiosa o la que puedas adquirir más fácilmente en el supermercado. La cantidad promedio es un racimo diario o su jugo recién hecho después de la comida.  Son bastantes los estudios que avalan los maravillosos beneficios para la salud de las uvas, ¡empieza ya!

 

Como dato

Su cultivo se practicaba en Oriente, y Egipto desde hace más de 3,000 años.

100 grs. Aportan 67 calorías.

Era utilizada en el imperio griego por sus propiedades medicinales.

España es el país que más la produce.

Las uvas son conocidas por ser un alimento
alcalino que purifica la sangre.

Combate la hipertensión arterial,
así como los males asociados a la retención de líquidos.

Una buena alternativa

Si eres intolerante a la lactosa, tomar leche de coco es una excelente elección para sustituir la leche de vaca. Al ser de origen vegetal y completamente libre de lactasa, te caerá mejor y le dirás adiós a la inflamación y la hinchazón.  Es apta para las personas veganas.

El coco, a veces clasificado como una fruta, es en realidad una drupa; así es como  en la botánica se denomina a las frutas que tienen una cáscara que cubre una capa carnosa y otra interna dura y leñosa que rodea una semilla. Como dato curioso, la palma del coco es en sánscrito “kalpa vriksha”, lo cual significa “el árbol que da todo lo necesario para vivir”. Todas sus partes se pueden usar. Se dice que la leche de coco tiene muchísimos beneficios para la salud, por su alta cantidad de nutrientes.

  • Fortalece el sistema inmunológico así como las defensas. Contiene suficiente hierro como para cubrir un cuarto del requerimiento diario.
  • Es rica en magnesio y fibra. Por si fuera poco, es un excelente antioxidante que controla los radicales libres.
  • Contiene suficiente potasio, el cual ayuda a reducir los niveles de presión arterial en el organismo.
  • Es rica en fósforo, nutriente que fortalece los huesos.
  • Tiene un alto contenido en ácido laúrico, el cual se encuentra solamente en el aceite de coco y en la leche materna. Es un antiviral y antrimicrobiano; el consumo de leche de coco está asociado a proteger el cuerpo de infecciones y virus.
  • Es fuente de energía inmediata, esto permite que el intestino delgado lo absorba y lo transporta al hígado para ser utilizado como energía.
  • Alta en hidratos de carbono. Si estas en una dieta específica, quizás debas consultar antes de tomarla porque contiene demasiados. Si eres una persona con una vida muy activa, o eres deportista, para ti los hidratos de carbono son indispensables para un correcto rendimiento. Si no tienes suficiente actividad, no la tomes a diario.

 

¡Un dato curioso!

  • En el mundo mueren 150 personas al año, a causa de que un coco les cayó en la cabeza.

 

¡Prepara tu propia leche de coco!

Pon agua a calentar sin que hierva y añade coco rallado. Coloca esto en la licuadora y mezcla durante unos minutos hasta que se haga una pasta homogénea, muy cremosa y espesa. Vierte el contenido en una malla de tela y filtra el contenido en un recipiente. Endulza como desees: miel, stevia, azúcar morena, vainilla y canela. Colócalo en el refrigerador hasta que enfríe.  La pasta que sobró se puede usar para preparar más leche pero añadiendo menos agua.

¡No más dolores de cabeza!

Nada más molesto que padecer dolores de cabeza regularmente. Las cefaleas pueden hacer de tu día una pesadilla, pero antes de correr al botiquín en busca de un analgésico descubre el arsenal que la madre naturaleza te ofrece para aliviar el dolor.

1. Agua, mucha agua
Varios estudios han comprobado que la deshidratación es una de las causas más comunes de dolor de cabeza. La razón es que el cerebro necesita de una cantidad adecuada de líquido para funcionar correctamente y cuando empieza a decaer, los vasos sanguíneos del cerebro se dilatan, es decir, se inflaman y eso causa el dolor. Intenta beber un vaso de agua tan pronto como tu cabeza comience a doler.

2. Sandía, pepino o piña
Uno de los primeros síntomas de la deshidratación es un dolor de cabeza con sensación de pesadez. Si tu malestar está relacionado con la deshidratación, nada mejor que comer sandía, pepino o piña que tienen grandes cantidades de agua. Además, su agua natural es rica en minerales esenciales, como el magnesio, que es clave en la prevención del dolor de cabeza.

3. La poderosa espinaca
Los dolores de cabeza también pueden ser causados por cambios hormonales, por lo que se recomienda consumir magnesio y los vegetales con gran variedad de hoja como la espinaca son ricos en este mineral.

4. Lechuga, sedante natural
Por su contenido de vitaminas del grupo B y por su poder sedante en gran aliada en los casos de nerviosismo, ansiedad o estrés.

5. Vinagre de manzana
Las abuelas colocaban una compresa humedecida en agua y vinagre sobre las sienes para que el dolor de cabeza se vaya disipando poco a poco.

6. Ácidos graso Omega-3
Para el dolor de cabeza el salmón, la sardina y el atún son ideales para reducir las molestias. El Omega-3 posee propiedades antiinflamatorias semejantes a las del ibuprofeno.

7. La pequeña quinoa
Un alimento rico en magnesio es la quinoa, el magnesio además de ser un mineral indispensable para la buena nutrición, mantiene tonificados los vasos sanguíneos, reduce la excitabilidad de los nervios y promueve la relajación muscular lo que contribuye a aliviar el dolor de cabeza.

8. Mágicas almendras
El mismo efecto de la aspirina para el dolor de cabeza lo tiene un puñado de almendras, aunque sus efectos sean más lentos.

9. Huevo
Si el origen de tus jaquecas es el inevitable estrés, el huevo es el aliado que estás buscando. Además de todos sus nutrientes, el huevo posee la coenzima Q10, una fuente de energía muy importante para el cuerpo.

10. Infusiones herbales
Casi todas las variedades de tés herbales contribuyen a calmar las molestias, pero se recomienda especialmente consumir infusiones de manzanilla, tila y valeriana para relajar los músculos.

¡Ayudan a lo que se parecen!

Existe algo conocido como la “teoría de las signaturas”, la cual plantea que las plantas, los animales y los minerales llevan impresos dentro de sí mismos algunos signos a través de los cuales se dan a conocer sus cualidades terapéuticas.

Algunos alimentos se asemejan a ciertas partes del cuerpo  humano, lo que para muchas personas no resulta una simple coincidencia. Te damos algunos ejemplos.

Zanahoria – ojos

Al comparar una rodaja de zanahoria con el ojo humano, veremos similitudes evidentes, pues su centro se asemeja a la pupila. Las zanahorias contienen vitaminas y antioxidantes (beta –caroteno), que disminuyen el riesgo de degeneración macular, principal causa de la pérdida de la visión.

Nueces – cerebro

Las arrugas de la nuez, así como sus pliegues son extremadamente parecidos a la textura del cerebro. Con todo y la división de los hemisferios, el parecido es impresionante. No es de extrañarse que las nueces sean “el alimento para el cerebro”, pues contienen un alto porcentaje de ácidos grasos omega -3, los cuales ayudan al buen funcionamiento de este órgano.

Toronja – pechos

Las frutas cítricas, se parecen a las glándulas mamarias y ayudan al movimiento linfático. Según los expertos, el pomelo contiene sustancias llamadas limonoides, los cuales se ha demostrado sirven para inhibir el desarrollo de cáncer en animales y en células de mama en humanos.

Apio – huesos

Los tallos del apio, se asemejan a los huesos de los brazos, en específico el radio y el cúbito ¡Qué gran sorpresa!, el apio contiene silicio, el cual le da fuerza a los huesos. Si querías otro dato curioso: los huesos son 23% sodio, y el apio tiene la misma cantidad.

Almejas – testículos

Su ovalada similitud indica que son buenas para los órganos masculinos. Una investigación hecha en Holanda, arrojó que una dieta con ácido fólico y zinc (presentes en las almejas), “tienen un efecto significativo en la mejora de la calidad de las células reproductoras masculinas”, según expertos.

Tomate – corazón

El tomate contiene un antioxidante llamado licopeno, el cual le da a la fruta (si, el tomate es una fruta), su color rojo y ayuda a reducir la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿Notas cómo si se parecen?, Investigaciones hechas en Harvard descubrieron que las mujeres con niveles altos de licopeno en sangre, tenían un 33% menor probabilidad de padecer enfermedades cardíacas.

Frijoles –riñón

Su forma ovalada asemejan a la parte que más ayuda: el riñón. Los nutricionistas afirman que las legumbres quitan la carga nuestros riñones, mejorando sus funciones. El alto contenido en fibra, ayuda al tránsito intestinal y previenen el estreñimiento. Son conocidos por mejorar el funcionamiento renal.

3 Disturbios mentales extraños

¿Te imaginas una enfermedad mental en donde el enfermo está convencido de que está muerto? Pues existe, se llama la ilusión de Cotard. Y ni hablar del síndrome de Koro, en el que el paciente piensa que sus órganos reproductores fueron robados. ¿Increíble, no? No vas a creer estas enfermedades mentales que si bien la padece un porcentaje bajo de población, no dejan de sorprendernos por sus síntomas tan bizarros.

Prosopagnosia
Esta enfermedad es la llamada “ceguera para las caras”. Se caracteriza por la dificultad, o incluso por la completa incapacidad para reconocer rostros. No es un problema común, pues aquellos que la padecen no simplemente se olvidan de las facciones de conocidos o se confunden de vez en cuando, ¡no!, dependiendo de la severidad del caso, aquellos enfermos diagnosticados con prosopagnosia, tienen dificultades para reconocer a familiares, e incluso su propio rostro.
Se creía que esta enfermedad era un problema sumamente raro provocado por lesiones cerebrales vinculadas a derrames, traumas y enfermedades degenerativas. Sin embargo, estudios recientes apuntan a que esta enfermedad es altamente hereditaria, y más común de lo que se creía, estimando que 1 de cada 50 personas en el mundo presenta algún nivel de la enfermedad.

Síndrome de Wernicke-Korsakoff
Esta enfermedad abarca dos condiciones distintas: la encefalopatía de Wenicke y el síndrome de Korsakoff. Las dos son provocadas por la deficiencia de vitamina B1. Es más común en alcohólicos, y en personas cuyo organismo no absorbe nutrientes de forma correcta.
La falta de esta vitamina B1, puede resultar en el surgimiento de la encefalopatía de Wernicke, que provoca daños cerebrales y tiene como síntomas la pérdida de actividad mental, confusión, espasmos musculares y problemas de visión. Por otra parte, el síndrome de Korsakoff, surge debido a las lesiones permanentes provocadas por la encefalopatía de Wernicke y tiene como resultado la aparición de alucinaciones, la incapacidad para formar nueva memoria y una severa pérdida de la memoria anterior.
Los pacientes llegan a perder su propia identidad y a fabricar nuevas experiencias para llenar los recuerdos que fueron “borrados” por la enfermedad. Con el tiempo, el cuadro clínico puede evolucionar a la demencia, en coma y finalmente la muerte.

Paramnesia reduplicativa
Los individuos que padecen esta enfermedad, son personas que están completamente convencidas que determinado lugar (ya sea su propio lugar de residencia, su ciudad, o un hospital), ha sido duplicado y existe de forma simultánea en otro lugar. Esta extraña enfermedad se encuentra vinculada a lesiones simultáneas en los lóbulos frontales y en el hemisferio derecho del cerebro, provocadas por tumores, derrames, enfermedades degenerativas, encefalopatías y algunos trastornos psiquiátricos. Para fortuna del paciente, la enfermedad retrocede a medida que los pacientes se acostumbran a los lugares y superan su confusión.