Separa las finanzas personales de las de tu empresa

Es un gran consejo para los emprendedores. Te damos unos consejos que seguramente abrirán tu panorama.

 

Si tienes una microempresa, ¿te debes pagar un sueldo? absolutamente. Es importante hacerlo para calcular bien los costos, es posible que en una etapa muy temprana lo omitas, pero no es aconsejable hacerlo por mucho tiempo.

 

Al iniciar una empresa o un negocio debemos esperar unos cuantos meses en lo que comenzamos a percibir ganancias, mientras eso pase todo es inversión, sangre, sudor, lágrimas, diversión y aprendizaje.

 

Al hacer la planeación de costos de la empresa hay que incluir nuestro sueldo, que deberá ser una media del sueldo de empleados con un puesto similar en otras empresas. Aunque en realidad aún no nos paguemos, debemos hacer un cálculo certero de costos, punto de equilibrio y tiempo estimado de retorno de la inversión.

 

Si debemos asignarnos un sueldo, pero siempre con la mira puesta en que sea acorde con las ganancias que se están percibiendo. Es probable que en los inicios de la empresa no sea acorde a los esfuerzos o cantidad de trabajo, sin embargo con el pasar de los meses y el incremento de las ganancias esto se debe ajustar.

 

Otra manera de determinar un sueldo en los inicios de la empresa es hacer un cálculo real de todos tus gastos personales del mes y ese registro podría ser el primer acercamiento a un sueldo inicial.

 

Recuerda que cuando el 100% de tu patrimonio está amarrado a tu empresa estás completamente expuesto ante una eventualidad, así que trata de no hacerlo.

 

Si necesito dinero para mis gastos personales ¿debo tomarlo de las ganancias de mi empresa?

 

No. Si ya nos asignamos un sueldo esto no tendría por qué pasar, pero pueden existir situaciones en donde se tiene que hacer por una emergencia o imprevisto. Recuerda que las finanzas personales sanas son  base para las de la empresa, de lo contrario, puede llevarnos a la quiebra.

 

 

Tips

  • Tomar un curso de finanzas personales, hará que los buenos hábitos financieros de un emprendedor o empresario se trasladen para la empresa.

 

  • Tener dos cuentas de ahorro.Una personal y otra para la empresa. Y si necesitas mover dinero de una a otra que sea mediante transferencia bancaria, ya que éstas no se consideran un ingreso por lo que no hay que justificarlas ni declararlas ante hacienda.

 

  • Haz un presupuesto personal y uno para la empresa; apégate a ellos.

 

  • Construye un fondo de emergenciaequivalente a seis meses de tus gastos mensuales para que no tengas que hacer uso del dinero de la empresa mientras ésta genera ganancias.

 

  • Dentro de tu cálculo de riesgo, determina qué tanto dinero de tu cuenta personal metes a la empresa, toma en cuenta la etapa en la que estás, no es lo mismo asumir un riesgo grande para un joven soltero que para alguien de mediana edad con responsabilidades y gastos que no se pueden eludir.

 

  • Debes incrementar el nivel de ahorro, ya que uno nunca sabe los altibajos y contratiempos que se sufren como empresario y si podremos continuar pagándonos nuestro sueldo. Aquí no hay patrón a quien reclamarle más que a nosotros mismos.

 

  • Evita por todos los medios endeudarte hasta que no veas que tu empresa está generando ingresos constantes que te permitan pagar.