La maravilla de la India

Una verdadera incógnita para la humanidad resulta ser el templo de Kailasa, ubicado en Elora, Maharashtra, India, la cual  forma parte de un complejo de 34 monasterios de construcción similar que se extienden sobre un área de 2 km, esculpidos en una montaña. Es lo que podría ser la siguiente maravilla del mundo. Fue ordenado a ser construido por el rey Krishna I de la dinastía Rashtrakuta en la India antigua.

Las construcciones fueron cortadas de la ladera de la montaña, conocidas como las cuevas de Elora. Estos impresionantes monumentos que fueron tallados a partir de un acantilado de basalto, tienen desconcertados a los arqueólogos, ya que para su edificación, se excavaron y transportaron unas asombrosas 400,000 toneladas de roca, en un tiempo no mayor a 18 años, según aseguran. Se calculó que se retiraron aproximadamente 60 toneladas de roca diariamente durante la fase de construcción del templo.

Se estimó que los trabajadores laboraban durante 12 horas al día tirando por lo menos 5 toneladas de roca de montaña por hora. Al día de hoy, se desconoce el método de construcción y las herramientas disponibles durante el periodo.

Arquitectura

El templo de Kailasa, tiene una altura de casi 30 metros, 33 metros de ancho y una profundidad de 50 metros.  Es notable su grado de exactitud sobre la entrada, la cual apunta al oeste, mostrando 270 – 275 en una brújula.

El templo fue dedicado al Señor Vishnu y el Señor Shiva; cuenta con una majestuosa entrada de dos pisos; estatuas de ambos señores alinean el interior del templo. Las arcadas de tres pisos forman el perímetro del patio y exhiben muchas otras esculturas, tanto de los paneles de la belleza y del diseño maravilloso. Complejas y majestuosas escaleras y puentes enlazan las diferentes áreas del templo, sumándose al esplendor del lugar.

¿Quién lo construyó?

Es un hecho que la tecnología disponible en aquel entonces era muy limitada. Los cálculos del tiempo que se tardaron en construirlo, comparado con el alcance transcendental de la edificación nos hace pensar en la posibilidad de que haya sido construido con ayuda extraterrestre. Toda una hazaña arquitectónica que nos deja muchas incógnitas a la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *