¿Proyectas seguridad?

Si alguna vez ha surgido esta pregunta, quizás respondas “claro que sí”. Definitivamente alguien que proyecta seguridad tiene más oportunidades que alguien que no lo hace. La autoconfianza en ti mismo abre muchas puertas, desde conseguir empleo, hasta emprender un proyecto sin miedo al fracaso. Para convertirnos en personas seguras, según expertos, debemos repetirnos varias veces “soy una persona segura” y así terminaremos creyéndolo. Por supuesto que también se debe trabajar en la imagen, es por eso que te damos consejos para que lo logres.

Tono de voz

Ser escuchado es muy importante, definitivamente. Elevar el tono de voz o hablar demasiado fuerte podría transmitir prepotencia. Debes tener cuidado. Al contrario, hablar bajito te hace perder la credibilidad. ¡Que tu voz sea escuchada!

Dicción

Es la articulación de los sonidos. A la hora de entablar conversaciones con las demás personas, hazlo de manera tranquila para que tu mensaje se entienda a la perfección. Pero tampoco exageres.

Gestos

El abrir los ojos demasiado, en realidad significa que no entiendes lo que te están diciendo. Evita cerrar los labios con fuerza, ya que eso transmite tensión.

Sonrisa

La sonrisa es la solución a muchos problemas, porque proyecta tranquilidad, confianza en uno mismo y ¡claro! capacidad de socializar. Así que ya lo sabes, muestra la mejor de las sonrisas ¡sin miedo!

Saludar

Es bien importante que cuando llegues a una reunión, saludes a todos los presentes, los conozcas o no. De ser así, te presentas y saludas con un cordial “buenas tardes”, recuerda, siempre sonriendo. No evites esta situación.

Postura

Si te sientas erguido, transmites seguridad. Estar curveado y viendo hacia el piso, es terrible, pues te hace ver como una persona insegura y que no cree en sí misma.

Caminado

Cuidado al caminar, si lo haces muy rápido, transmites desesperación o que estás asustado o estresado. Maneja un buen ritmo y sé consciente de esto.

A la hora de sentarte

Transmites nerviosismo si a la hora de sentarte mueves los pies constantemente. Si cambias de postura demasiado, transmites inseguridad. Recuerda, relájate y trata de mantener la postura erguida.

Ropa

Aunque no lo creas, el usar ropa limpia, bien combinada y acorde a la ocasión, proyecta la seguridad que necesitas, además de una excelente actitud.

Mirada

Cuando te dirijas a alguien, míralo a los ojos. Si acabas de conocer una persona, te damos un tip: mira a los ojos el tiempo justo para darte cuenta de qué color tiene sus pupilas. Si excedes el tiempo, podrías parecer agresivo. La mirada es un factor sumamente importante si hablamos de proyectar seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *