La sociedad en Veracruz
Niños en Veracruz
humor y chistes en Enlace Veracruzano
noticias locales del puerto de veracruz
Puro tiburón
Aguila de Veracruz
Halcones Rojos
Deportistas veracruzanos
Cine en Enlace Veracruzano

“¡Mira si estoy borracho, que veo doble!” – “No, si es que esos chicos son mellizos”. – “¿Los cuatro?”.

Entre escoceses: ¿Sabes por qué la serpiente le dio la manzana a Eva?” – “Porque no pudo vendérsela”.

“¡María, tu marido se va a tirar por la ventana!” – “¡Dile a ese menso que le puse cuernos, no alas!”.

Pedro llegó a su trabajo con las orejas vendadas y le preguntaron qué le había ocurrido. “Estaba viendo un partido de béisbol en la televisión y mi esposa planchaba la ropa junto a mí. Se fue por un momento y en eso sonó el teléfono. Estiré la mano para contestarlo pero, en vez del auricular, me puse la plancha caliente sobre la oreja”. – “¿Y qué te pasó en la otra?” – “No me lo van a creer, pero en cuanto colgué, el teléfono volvió a sonar”.

En cierta ocasión, la oficina de emergencias recibe una llamada de una persona histérica. “¡911! ¡911! ¡Rápido por favor, mándeme una ambulancia, la policía, a los soldados, es más, hasta los de Migración, pero de una vez!”. Atónita, la operadora responde: “Señor, espere, cálmese, ¿cuál es su emergencia?” – “¡Es que hay un gato en la ventana!”, grita la voz. “Ay, señor”, dice más aliviada la operadora, “¿todo este escándalo por un gato?” – “Sí, pero apúrese. ¡Está usted hablando con el perico!”.

Llega el presidente al banco a cambiar un cheque. La cajera le pide una identificación, a lo cual el presidente responde “se me olvidó mi credencial para votar, pero soy el presidente, ¿no me reconoce?”. La cajera le responde: “Pues lo siento, pero sin identificación no puede cambiar el cheque, pero si me puede demostrar que usted es el presidente se lo cambio”. – “¿Cómo puedo hacerle para demostrar que soy el presidente?” – “Haga algo. Por ejemplo, el otro día vino Julio César Chávez con el mismo problema, pero le pusimos un ring y noqueó a un cajero de un golpe y demostró ser Julio César Chávez. También vino Jorge Campos, le pusimos una portería, paró todos los penaltis y demostró ser Jorge Campos”. Después de mucho pensar, el presidente dice: “Lo siento señorita, sólo se me ocurren puras tonterías”. Y la cajera responde: “¿Lo quiere en billetes grandes o chicos?”.

El perro de un abogado entra a la carnicería de al lado y se come un filete frente al carnicero. Éste, indignado, va a la oficina del abogado y le pregunta: “Si un perro se mete a mi carnicería y se come un filete ante mis propios ojos, ¿tengo derecho a demandar que el dueño del perro me pague el filete?” – “¡Por supuesto que sí!” – “Entonces, ¡págueme los 200 pesos del filete que se comió su perro!”. El abogado saca un billete de 200 pesos y se lo entrega sin objeciones al carnicero, quien se regresa a su negocio, apenado por haber desconfiado del abogado. Una semana después, el carnicero recibe una cuenta de cobro del abogado por 10 mil pesos, correspondientes a la consulta.

Le dijo el soldado al cabo: “Mi cabo, no cabo en mi cama”. Y el cabo le dijo: “No se dice cabo, se dice quepo”. – “Mi quepo, no cabo en mi cama”.

¿Por qué los gallegos cuelgan una zanahoria en la ventana? Para tener buena vista.

¿Cuál es el colmo más pequeño? El colmillo.

Resulta que tras el diluvio universal, el arca de Noé se movía para todos lados y el patriarca Noé no encontraba explicación a ello. Un día decide ir a visitar la cubierta de los animales, y he ahí el problema, todos los animales hacían el amor. Noé, enfadado, les gritó: “¡Parad, esto no puede ser! Les salvé la vida, ¿es así como me pagan? Vais a hundir el arca”. Todos los animales le obedecieron, pero a Noé le dio lástima y les dijo: “Le daré una ficha a cada pareja, en ella estará el día y la hora en que pueden hacer el amor”. Y así lo hizo. Pasaron los días y andaba el mono molestando a la mona, le decía: “¡El miércoles a las 4 de la tarde vas a sufrir!”. Y durante tres días le dijo lo mismo. La mona, muy enojada, fue a hablar con Noé: “Mira Noé, el mono hace tres días que me anda molestando. Me dice que el miércoles a las 4 de la tarde voy a sufrir. Yo sé lo que va pasar ese día. ¡Pero no puede andar gritándolo por todas partes! ¿Qué van a decir mis amigas?”. Noé fue a buscar al mono y le dijo: “¡Oye, mono! ¿Por qué andas molestando a la mona de esa manera? ¿Qué es eso de que va a sufrir?” – “Verás... ¡perdí mi ficha jugando al póquer con el elefante!”.

Dos cigüeñas se cruzan en vuelo llevando sus bebés y se detienen un momento a conversar. “¿Cómo estás?”, dice una. “Bien”, contesta la otra. “Pero muy cansada, cada día tengo más trabajo. Hay muchos pedidos de bebés ¿tú a dónde vas?”. – “A visitar a la señora Pérez. Le llevo unos mellizos preciosos. ¿Y tú?” – “A casa de Irma Fernández”. – “Pero si esa chica es soltera, ¿cómo le llevas un bebé?” – “No, en realidad no le llevo nada, ¡pero le doy cada susto!”.

Una mujer se sube al autobús y al ver que ninguno de los hombres sentados le ofrece su lugar, se lamentó en voz alta diciendo: “¡Caray, ya no existe la caballerosidad de antaño, nadie le cede su asiento a una mujer embarazada!”. En ese momento, un señor se levanta y, disculpándose por no haberla visto, le ofrece su asiento. Pero al verla con el estómago totalmente plano, le pregunta: “Disculpe, pero... ¿cuánto tiempo tiene de embarazada?”. Y la chica responde: “Como media hora, pero quedé taaan cansada”.

Era una vez dos prisioneros que al día siguiente empezaban cadena perpetua. Y le dice el listo al tonto: “Toma aquella lima y cuando se acueste esta gente nos ponemos a limar”. Dice el tonto: “¡Sale y vale!”. Se pone el listo a limar las rejas de la cárcel y se despierta el guardia y dice: “¿Quién anda ahí?”. El listo dice: “¡Miau!”, y dice el guardia: “Ah, ése es el gato de siempre”. Ahora se pone a limar el tonto y dice el guardia: “¿Quién anda ahí?”, y dice el tonto: “¡Otro gato!”.

Se estaba haciendo una campaña para donar cosas al asilo de ancianos. Los voluntarios iban de casa en casa pidiendo ayuda, cuando de pronto llegan a la casa de una niñita y le preguntan: -“¿Tienes algo para dar al asilo de ancianos?” –“¡Sí!. Se da la vuelta y grita: “¡ABUEELOOO!”

El consumismo en el año 2006. ¡Alégrense! según los más encumbrados expertos en economía, marketing y tendencias del consumidor, este año será el año del "consumismo". Tendrán que quedarse:1. Con-su-mismo auto. 2. Con-su-mismo sueldo. 3. Con-su-mismo departamento. 4. Con-su-mismo guardarropa. ¡Aaaaaah!, y si hay suerte, quizás también con-su-mismo "trabajo", así que disfrútenlo mientras puedan.

Una persona va a una tienda de mascotas a comprar un perro. –“¿Este perro tiene pedigrí?” –“¡Por supuesto!”. –“¿Y es inteligente?” –“¡Por supuesto!, dentro de una semana le habrá enseñado a ladrar a toda su familia”. –“¿Y es fiel ?”. –“¡Huy, ese es su punto fuerte!, lo he vendido veinte veces y siempre ha vuelto conmigo”.

En una penitenciaria de un país muy muy lejano el sargento le dice al encargado: -“¡Limpie bien la cárcel que hoy viene el Gobernador!” .Un preso vocifera: -¡Qué bueno, que agarraron a esa rata de alcantarilla!”

Un hombre le pide ayuda a su vecino gallego para que le ayudara al mover un sofá que se había atorado en la puerta. Uno se fue a un extremo y el otro también. Forcejearon un buen rato hasta que quedaron exhaustos, pero el sofá no se movía. –“¡Olvídelo, jamás podremos meter esto! Dijo el hombre. El vecino lo mira con extrañeza y le pregunta –“¡Ahh! ¿Era meterlo?”

Esto es un cazador que se va de safari y contrata a un guía. Al cabo de diez días, el cazador se da cuenta de que están dando vueltas en círculos, así que le pregunta al guía: -“¿Estamos perdidos?” –“Me parece que sí”. “Pero yo creí que usted era el mejor guía de África.” –“Sí, soy el mejor guía de África… ¡pero estamos en Australia!

Un cavernicolita hijo llega a la cueva, le da las calificaciones al cavernícola padre que las lee y al rato dice: -“Mira, que repitas caza, lo comprendo, porque eres pequeño y todavía no puedes con la lanza. Que repitas agricultura te lo paso, porque es un rollo y al principio cuesta trabajo agarrarle la onda. Que repitas pintura rupestre te lo perdono porque todavía eres pequeño y no coordinas, pero... ¿QUE REPITAS HISTORIA?... ¡ES INCREÍBLE! ¡SI APENAS LLEVAMOS DOS PÁGINAS!

Este es una pareja de policías que se estacionan en la mitad de una recta muy larga para detectar con el radar a los que van con exceso de velocidad. Al cabo de un rato, pasa un deportivo rojo y el radar marca 250 km/hr. De inmediato inician la persecución, mientras le dice un policía al otro: -“Verás como se estrella cuando llegue a la primera curva”. En efecto, cuando llegan a la primera curva el deportivo se sale de la carretera y va a parar a 200 metros más allá, en mitad del campo. Los policías se acercan y uno de ellos empieza a gritarle al hombre que estaba ahí: -“¿Pero está usted loco? ¡Conduciendo a 250 por hora! A ver, su licencia de conducir y los papeles del coche. -“Pues no tengo licencia... y no sé si éste coche tiene papeles”. El policía le dice, todavía más enfadado: -“¿Pero cómo que no lo sabe? ¿Cómo es posible que lleve un coche sin licencia y sin saber donde están los papeles?” –“No lo sé, yo solo estaba sembrando”

Dos hombres están de excursión por el monte cuando ven un enorme oso hambriento dirigiéndose hacia ellos. A pesar de que están aterrados, rápidamente reaccionan: uno de ellos echa mano al cuchillo, mientras el otro se quita la mochila, se quita las botas y empieza a ponerse a toda prisa unos tenis. El del cuchillo se le queda mirando y le dice: -“¿No pretenderás correr más que el oso?” –“No, me basta con correr más que Tú”.